¿Qué pasos hay que dar para reparar el radiador del coche?

11.03.2020

Las fugas en el circuito son unas de las averías más habituales y pueden generar sobrecalentamiento en el motor.

El líquido está a presión en el circuito y puede proyectarse si el orificio de fuga es grande

Para garantizar el correcto funcionamiento del motor es necesario el radiador del sistema de refrigeración del vehículo con el fin de disipar el calor del líquido refrigerante, que circula por el motor para evitar su sobrecalentamiento.

El radiador está formado por un serpentín de tubos de aluminio por el que circula el líquido refrigerante caliente que viene del motor, que se enfría gracias al ventilador y al líquido que sale del radiador a la temperatura adecuada para volver a recircular a través del motor, según publica Loctite en un post en su blog.

Uno de los problemas más habituales que se producen en el radiador es la pérdida de líquido por una fuga en el circuito, lo cual puede generar sobrecalentamiento y graves averías del motor y en otros componentes.

En tal caso, hay que observar el nivel de anticongelante y los restos que este puede dejar en el suelo, lo cual orienta sobre la posición aproximada de la fuga. Asimismo, para reparar la fuga, una vez localizada (depósito de líquido refrigerante, su tapa o mangueras de conexión), hay que poner en marcha el motor y ver el punto en el que aparece un burbujeo rebosante de líquido de un color llamativo.

Es importante tener cuidado en este punto porque este líquido está a presión en el circuito y puede proyectarse si el orificio de la fuga es considerable, motivo por el que es necesario utilizar protección.

A continuación, para vaciar el radiador, con el motor frío, se abre la válvula de descarga y se vacía. Si además de reparar la fuga, se sustituye el líquido refrigerante, hay que vaciar por completo el circuito, llenarlo de agua y arrancar el motor unos minutos sin que se caliente para arrastrar los restos.

Al reparar la superficie, se hace un saneado abrasivo para eliminar óxido y corrosión. Después, se soplan los restos, se desengrasa y se limpia la superficie para poder aplicar la masilla epoxi, como Loctite EA 3475, epoxi bicomponente con polvo de aluminio, y se deja curar 180 minutos a 20 ºC.

Posteriormente, se alisa la superficie, se vuelve a llenar el circuito de líquido refrigerante teniendo en cuenta su capacidad y se pone en marcha el motor. Seguidamente, se espera a que el líquido bombee y fluya a través del circuito. El nivel de líquido en el depósito va a disminuir, así que se debe completar hasta volver a alcanzar el nivel recomendado.

Para purgar el circuito, se deja abierta la válvula situada en la parte superior del radiador unos 10 minutos con el motor en marcha para que salga el exceso de aire.