Los filtros de habitáculo, ¿determinantes para evitar la propagación del Covid-19?

19.05.2020


Los filtros de habitáculo del vehículo están cobrando especial relevancia en el contexto de coronavirus. Se trata de un elemento muy relevante que debe cambiarse de forma regular para mejorar la calidad del aire, y en el que se centra más atención durante la primavera, como aliado para evitar los síntomas provocados por la alergia al aumentar los niveles de polen.

Esta primera de 2020, insistir en la importancia de los filtros de habitáculo tiene más sentido que nunca. Y es que además de enfocar su desarrollo en encontrar elementos de filtración que retengan gases ácidos que afectan a enfermedades pulmonares y cardiovasculares, ahora los esfuerzos se han centrado también en desarrollar medidas de filtración que eviten la propagación del coronavirus.

Es importante recordar que la sustitución depende de cada fabricante y vehículo en particular, pero lo aconsejable es realizar el cambio entre los 15.000 y los 30.000 kilómetros, o cada año.

Desde la iniciativa "Elige calidad, elige confianza" (Ecec) aseguran que el uso del filtro de alta eficiencia, o filtros High Efficiency Particulate Air (Hepa), como filtro de habitáculo sería el más efectivo, pues por ejemplo son los empleados como material quirúrjico.

Los filtros Hepa se consideran de clase H13 y está comprobado que filtran gérmenes, virus y contaminación microbiológica del aire. Su eficacia es de, al menos, el 99,95%.

En este sentido, los técnicos de Mann+Hummel aseguran que "efectivamente la filtración es un elemento muy importante a la hora de contener la propagación del virus. Concretamente, los filtros Hepa (High Effciency Particulate Air) se utilizan para el control de la contaminación del aire. Estos filtros garantizan una eficacia de eliminación del 99,95% (H13) o del 99,995% (H14) del tamaño de partícula más penetrante (MPPS); sin embargo, los filtros Hepa no se utilizan por el momento en los filtros de habitáculo. Desde Mann+Hummel estamos trabajando con la Universidad de Nantes, en el nuevo filtro Freciuous Smart, que supone montar un filtro normal y añadirle un filtro Hepa. Teniendo en cuenta que el Hepa no estaría trabajando todo el rato sino que sería el propio coche el que decide cuándo va a trabajar el filtro Hepa, así funcionará solo cundo realmente sea necesario (atasco, túnel...) y se podrá alargar su vida útil". Además, agregan que "en el coche, el filtro de habitáculo funciona por recirculación. Si el virus se quedara en el aire, sí que se recircularía el aire y saldría limpio. Pero no está contrastado el hecho de que el virus se mantenga en el aire, se supone que va en una partícula de saliva con peso y tamaño elevado que le hace caer al suelo".

En este período de crisis sanitaria, los fabricantes de componentes de filtración de partículas para automoción se han puesto a disposición del ámbito médico para producir y suministrar medios filtrantes para mascarillas o filtros Hepa para salas de aislamiento. Incluso las divisiones especializadas en membranas y módulos han colaborado en funciones críticas, como la producción de medicamentos y vacunas.