Qué factores pueden alterar el estado del líquido de frenos

20.01.2020

El líquido de frenos desempeña un papel importante para garantizar que el sistema de frenada del coche funcione sin problemas. Pero su consistencia cambia con el tiempo y es por eso que los expertos de ZF Aftermarket recomiendan un cambio anual del líquido de frenos; de lo contrario, la eficacia del freno podría disminuir e incluso fallar. Además, el proveedor de componentes y tecnologías para automoción ofrece consejos sobre cómo verificar la condición actual de este fluido con rapidez.

Sobrecalentamientos y el agua, grandes enemigos

El líquido de frenos circula mediante tubos y latiguillos, conectando el pedal del freno con las pinzas de freno de disco o los cilindros de freno de tambor en el caso de algunos frenos traseros. El líquido sirve para transmitir la presión cada vez que se presiona el pedal de freno, mientras que el Servofreno potencia aún más el esfuerzo del freno aumentando la presión.

Con el tiempo, varios elementos pueden afectar significativamente al estado del líquido de frenos. Por lo tanto, el sobrecalentamiento severo durante la aplicación de los frenos sobre un líquido contaminado con excesiva agua puede hacer que se exceda el punto de ebullición del líquido. El resultado es una reacción de evaporación, algo que puede conducir a la formación de burbujas de vapor. Cuando el pedal se presiona, el líquido no se comprime (por eso es un excelente transmisor de fuerza) pero las burbujas de vapor son gases y éstas sí se comprimen, perdiendo progresivamente la fuerza transmitida por el pedal. De este modo, el pedal se vuelve esponjoso y se hunde más de lo debido por lo que la potencia del freno se transmite inadecuadamente o, directamente, no lo hace. La falta de transmisión de potencia conduce, finalmente, a un fallo de los frenos.

Otra razón para un efecto de frenado defectuoso puede ser precisamente la entrada de agua en el circuito de frenado. El punto débil, en este caso, es el orificio de ventilación en la cubierta del tapón del depósito de reserva. Este orificio proporciona la compensación atmosférica necesaria para la fluctuación del nivel del líquido de frenos producida por el desgaste de pastillas y discos. Sin embargo, la humedad atmosférica del aire puede entrar en este orificio de ventilación. Además, el agua puede llegar al depósito de reserva a través de la ventilación cuando se limpia el motor o el vehículo. Los latiguillos de frenos y retenes de sellado pueden ser los responsables del incremento de agua en el líquido de frenos, ya que el agua se disuelve en el líquido y se distribuye en el circuito de frenos.

Soluciones de TRW

En promedio, los líquidos de frenos tienen un contenido de agua de alrededor del 0,5%, valor que puede aumentar con el paso de los años. Si el contenido de agua supera el 3,5%, ZF recomienda urgentemente cambiar el líquido porque el punto de ebullición ha sido alcanzado. Cuando se supera la marca de 3%, el punto de ebullición del líquido cae al punto mínimo exigido de 180ºC o inferior. Si se utiliza un dispositivo de purgado apropiado, cambiar el líquido es muy fácil. Para conseguirlo, ZF Aftermarket ofrece equipos especiales (como el de su marca TRW mostrado sobre estas líneas) que pueden usarse para purgar profesionalmente alrededor del 90% de los vehículos del parque europeo.

Asimismo, ZF Aftermarket ofrece una amplia gama de líquidos de frenos TRW, los cuales cubren la mayoría de los tipos de vehículos. Estos fluidos garantizan un comportamiento de frenado perfecto de -50ºC a +50ºC, ofreciendo una óptima protección contra la corrosión y reaccionando rápidamente a los comandos del sistema de control de estabilidad ESP instalado en conjunto con el sistema anti-bloqueo de frenos ABS.