Qué hacer cuando el vehículo está parado durante mucho tiempo

12.04.2020

Existen una serie de puntos y de elementos clave que deberán ser revisados mediante diversas tareas de mantenimiento, siempre que el automóvil haya estado o vaya a estar, parado durante un periodo de tiempo extenso.

Son muchos los propietarios que deciden, por motivos diversos, dejar sus coches aparcados durante un periodo de tiempo elevado. Tras una etapa de inactividad, el vehículo podría no volver a ponerse en marcha si no se han llevado a cabo las tareas de mantenimiento y conservación que comentaremos a lo largo de esta guía de recomendaciones para automóviles que han sido retirados de la circulación temporalmente o lo serán en un futuro próximo.

Debido a que planteamos dos situaciones distintas: un coche parado durante un largo periodo de tiempo y un coche en activo pero que dejará de utilizarse en un futuro muy próximo durante un lapso indeterminado; vamos a tratar cada una de éstas de manera independiente y a detallar las operaciones que será recomendable realizar dependiendo de circunstancia en la que nos encontremos.

Vehículos que han estado parados durante un largo periodo de tiempo:

Para volver a poner en funcionamiento un coche que ha estado parado durante un tiempo considerable, tendremos que llevar a cabo una serie de tareas y comprobaciones antes de intentar ponerlo en marcha nuevamente. A continuación podréis ver el vídeo que hemos preparado y leer cuáles son los puntos sobre los que habrá que prestar especial atención:

Mantenimiento coche parado mucho tiempo


Comprobar los niveles de líquidos y de combustible:

Se recomienda realizar una revisión del nivel del líquido refrigerante y del aceite del motor, además del líquido de frenos y el aceite de caja de cambios. Durante la comprobación, también es aconsejable fijarse en la existencia de una posible fuga de combustible que pueda haber dejado el depósito vacío.

Verificar las correas y su estado:

Es recomendable revisar el estado de todas las correas o cadenas del vehículo, pues podrían haberse deteriorado considerablemente debido al periodo de inactividad.

Tal y como os comentamos en otra de nuestras guías de mecánica, la rotura de la correa de distribución puede ser fatal para el motor de un automóvil y su reparación es de las más costosas.

Arrancar el motor de manera progresiva:

La inactividad en un vehículo suele ser sinónimo de problemas a la hora de arrancar, aunque no por esto debe convertirse en una norma. Por ello, a la hora de volver a poner en funcionamiento el motor de un coche que ha estado durante un tiempo parado tendremos que hacerlo de forma progresiva y sin forzar el arranque.

Si el arranque no es inmediato y tarda en poner en funcionamiento el sistema, forzarlo es lo menos recomendable. Realiza los intentos que sean necesarios y nunca sobrepases los 5 segundos en cada uno de ellos, pues en caso contrario el motor de arranque del coche podría verse seriamente afectado.

Mantener entre 5 y 10 minutos el coche a ralentí:

Una vez hemos logrado poner en marcha el motor, es muy importante mantenerlo a ralentí durante 5 o 10 minutos, sin acelerar en ningún momento. De esta forma todos y cada uno de los sistemas se pondrán en funcionamiento y se engrasarán.

Una vez transcurridos esos 5 o 10 minutos de espera, ya podremos iniciar la marcha para seguir comprobando que todos los elementos del vehículo tienen un comportamiento adecuado durante la conducción.

Si el coche no arranca, utilizar unas pinzas:

Si la operación de arranque no ha tenido éxito, se recomienda emplear unas pinzas para comprobar si la batería es el origen del problema. Para llevar a cabo esta operación, os recomendamos ver nuestro vídeo sobre cómo arrancar un coche con pinzas, 

Cómo arrancar un coche con pinzas

Cómo arrancar un coche sin batería, con la ayuda de unas pinzas

Durante la marcha, fijarse en ruidos poco convencionales:

Es posible que una vez hayamos iniciado la marcha con nuestro vehículo después de que haya estado parado durante un periodo largo de tiempo, que escuchemos ruidos metálicos o chirridos. Dependiendo de si se trata de una cosa u otra, deberemos prestar atención a diferentes elementos de nuestro automóvil.

En el caso de que notemos ruidos metálicos, es recomendable esperar unos minutos con el motor en marcha para ver si persisten. En caso afirmativo lo más aconsejable será llevar el coche al taller para que revisen en profundidad si alguna pieza ha sufrido un desgaste prematuro o está agarrotada por el óxido.

Por el contrario, si el ruido que percibimos es similar a un chirrido es probable que se deba al desgaste en alguna de las correas del vehículo, por lo que también habrá que revisarlas individualmente para identificar cuál es su origen.

Así mismo, es muy importante ser pacientes durante todo el proceso y realizar el arranque con calma ya que no todos los vehículos arrancan a la primera tras un periodo de inactividad. Además también pueden influir otros factores como el clima, o el punto geográfico donde se encuentre ubicado nuestro automóvil.

Vehículos en activo que se retirarán de la circulación durante un tiempo

En ocasiones, el propietario de un vehículo decide dejarlo aparcado durante un tiempo ya sea tanto por motivos laborales, como económicos o personales. Si el objetivo es volver a utilizar el coche en el futuro hay diversos consejos que son recomendables seguir a la hora de aumentar las posibilidades de que tras un periodo de inactividad el coche arranque sin mayores problemas

Estacionamiento:

Siempre que sea posible, se recomienda estacionar el vehículo en un garaje pues de esta forma no quedará expuesto a las condiciones climatológicas ni al polvo o suciedad de la calle.

Si el coche ha de quedarse aparcado en la vía pública, tendremos que limpiar el exterior periódicamente para que no parezca un vehículo abandonado y cambiarlo de sitio, al menos, una vez al mes. Trataremos de buscar un sitio transitado y lo más protegido posible.

Limpieza del vehículo:

Es recomendable también, limpiar el interior del vehículo a fondo para evitar que restos de suciedad o de cualquier otra cosa puedan descomponerse y comenzar a emitir olores desagradables o humedades, que después serán más difíciles de eliminar.

Tal y como hemos comentado en el punto anterior, habrá que cuidar su aspecto exterior si el vehículo finalmente queda estacionado en la vía pública.

Batería y neumáticos:

Se deberá desconectar la batería por completo para asegurar que no se produzca ningún consumo eléctrico mientras el vehículo permanece inactivo que pueda descargarla por completo. Podremos volver a conectarla cuando vayamos a arrancar el vehículo nuevamente.

Además, también será recomendable inflar las ruedas por encima de la presión recomendada, a 2´8 aproximadamente, ya que de esta manera evitaremos que se deforme al estar el vehículo durante tanto tiempo parado y en la misma posición.

Combustible y otros líquidos:

No se debe dejar nunca el tanque de combustible vacío o en reserva, ya que el depósito podría deteriorarse. Lo ideal será dejar el tanque lleno aproximadamente hasta la mitad.

Será imprescindible también, revisar todos los niveles de líquidos del automóvil y ver que se encuentran en su correcta medida. Adicionalmente, algunos expertos aconsejan realizar el cambio de aceite del motor cuando se vaya a volver a utilizar el vehículo.